Remontada para seguir vivos (3-1)

El Sporting destrozó a un mediocre Granada en siete minutos del segundo tiempo exhibiendo una pegada de la que estuvo huérfano en la primera mitad

Golaverage.com - Remontada para seguir vivos (3-1) -

Los jugadores del Sporting celebran uno de sus goles al Granada con El Molinón./ Fuente: La Liga

  • Abre en nueva ventana: Bnfit Previa/Crónica

Rubén Díaz Méndez

19/03/2017

• 23:10

El Sporting salvó su segundo match-ball de la temporada con remontada. Lo hizo en un ejercicio de pegada al que contribuyó notablemente un Granada que se pegó tres tiros en el pie cuando el partido se le había puesto de cara sin hacer nada para merecerlo. Estaba el equipo de Rubi enchufado a la respiración asistida después de un gol de Ingason tras un fallo flagrante en la marca de Vesga, cuando de repente el conjunto de Lucas Alcaraz coleccionó despropósitos para resucitar y de qué manera al Sporting. Tres goles en siete minutos que agarran a los rojiblancos a Primera División y les permiten volver a poder echar cuentas con realismo. Independientemente del despropósito que fue el Granada en la segunda mitad, el conjunto gijonés mereció el triunfo ya desde un primer tiempo en el que una vez más, su falta de puntería, le condenó a tener que remar a contracorriente para no ahogarse definitivamente.

Rubi tenía claro que el doble pivote granadino sin Wakaso iba a sufrir con el balón en los pies y que había que apretarles y que sus tres centrales sufren por su lentitud cuando se les divide por el medio o se les encara en conducción con verticalidad. Por ahí fue la apuesta de Castro como delantero y de Víctor Rodríguez como interior. Por su parte, Lucas Alcaraz decidió poner como punta de lanza a un falso nueve como es Boga. Un jugador rapidísimo que tendría como misión martirizar a Babin. A su vez el técnico nazaría tenía claro que el flanco a martillear era el derecho por la vocación ofensiva de Douglas y por eso alineó a Cuenca como lateral izquierdo para desdoblar a Pereira y busar ganar los espacios que pudiera desatender el brasileño.

Sporting  3

Granada  1

Sporting: Mariño; Douglas, Meré, Babin, Canella; Vesga, Sergio, Víctor Rodríguez (Traoré, min 55); Carmona, Castro (Ndi, min 79) y Burgui (Isma López, min 83)                                                                                              Granada: Ochoa; Foulquier, Saunier, Ingason, Gastón Silva, Cuenca (Kravetrs, min 67); Carcela, Agbo, Angban (Samper, min 74), Pereira y Boga (Mayé, min 74) 

Goles:
0-1: minuto 50, Ingason.
1-1: minuto 59, Traoré.
2-1: minuto 63, Babin.
3-1: minuto 66, Carmona.

Árbitro: Estrada Fernández (Colegio Catalán). Amonestó por el Sporting a Douglas y Meré y por el Granada a Angban, Mayé e Ingason

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo octava jornada de la Liga Santander celebrado en El Molinón ante 25.070 espectadores. Terreno de juego en buen estado

Lo mucho que había en juego y la tensión acumulada por los futbolistas se hizo patente en el primer cuarto de hora. Lo acusó especialmente un Sporting impreciso que vio como su rival parecía estar más cómodo sobre el césped. A los siete minutos, un mal despeje de Meré al centro en una falta lateral botada por Carcela, lo cazó con potencia Gastón Silva en la frontal del área grande. Diego Mariño se estiró al máximo para mandar a su izquierda el disparo a saque de esquina. A la salida del córner, Ingason marcó de cabeza, pero fue anulado por apoyarse claramente sobre Vesga para saltar. A partir de ahí el Sporting reaccionó. Su primera aproximación fue una buena acción personal rompiendo líneas en conducción de Víctor Rodríguez que acabó con el pequeño jugador en el suelo cerca del área rival. Pero la primera gran sacudida gijonesa al Granada la protagonizó un Burgui que ha vuelto a firmar un partido excelente. El extremeño que es un futbolista con mayúsculas desde que marcara en Butarque, rompió a Saunier con un quiebro de categoría y soltó un zapatazo que Ochoa repelió a córner. El saque de esquina lo botó Víctor buscando a Babin. El de Martinica se elevó sin oposición y cuando El Molinón cantaba el gol del francés, el guardameta de la selección de México voló para sacar la pelota.

Esa jugada espoleó al Sporting que con Burgui en plan estelar se lanzó sobre la portería nazarí. Una conducción en diagonal sobre la frontal enemiga la culminó el jugador del Real Madrid filtrando un pase a la derecha para la llegada desde segunda línea de Víctor Rodríguez. El catalán que siempre supo interpretar los movimientos adecuados para romper en medio de Ingason y Gastón Silva, falló al controlar el balón. Se le escapó hacia adelante y eso permitió a un rapidísimo Ochoa salvar de nuevo la vida a los suyos con una decidida salida para tapar el disparo del interior local. En cuatro minutos, del diecinueve al ventitrés, el Sporting pudo haber puesto un partido trascendental a su favor.

Poco después un certero pase en largo de Mariño hacia Burgui caído a la derecha, el extremo lo empaló con su empeine diestro por encima del larguero. Y casi a renglón seguido, un gran pase cruzado de Castro hacia la derecha desde campo propio, Carmona lo culminó con un chut que sacó el meta mexicano. El Sporting estaba haciendo mucho daño al Granada jugando a la espalda de unos erráticos Agbo y Angban y sabiendo fraccionar a los centrales andaluces. De ello se encargaban Carmona - fantástico partido una vez más del balear - y Víctor Rodríguez rompiendo por dentro y por supuesto Burgui. Así se llegó al minuto treinta y siete cuando Douglas ejecutó un espéndido envió en largo a la espalda de un frágil Gastón Silva que Víctor Rodríguez controló orientado buscando el área rival. Ante la salida de Ochoa buscó un disparo al palo largo, pero el mexicano rozó lo sufiente una pelota que se iba a colar en su portería, para desviarla contra su poste derecho dejando a El Molinón helado.

Con el Granda achicando agua como podía, un centro de Carcela desde la derecha fácil de despejar por la zaga rojiblanca no acabó en un susto por poco. Boga se coló entre Meré y Douglas pero su sorpresivo cabezazo se fue fuera. Al descanso se llegó con un gran pase en profundidad de Víctor Rodríguez para Castro al que el ujense no llegó perdiendo un duelo en carrera con Silva. Al delantero canterano le costó en el primer tiempo alcanzar el área granadina en las conducciones veloces de su compañeros para ofrecerles opciones de pase de gol.    

"El Sporting salvó su segundo match-ball de la temporada con remontada. A ello contribuyó notablemente un mediocre Granada que certificó en El Molinón el porqué no ha sido capaz de ganar fuera de su campo"

No entró bien tras su paso por el vestuario el Sporting al partido. El Granada empezó a jugar en campo gijonés aprovechando el aturdimiento de un equipo rojiblanco fallón con el balón a la hora de construir su fútbo. En el cuarenta y siete Carcela le ganó la espalda a Babin, pero su intento de vaselina se fue a las nubes. Sin embargo, tres minutos más tarde, un centro fuerte al corazón del áera pequeña desde la izquierda de Pereira, Ingason lo convirtió en un gol que dejó tumbado sobre la lona a todo el municipal gijonés. El central islandés escapó de un blanda vigilancia defensiva de Vesga y metió su interior derecho para batir a Mariño.

Después de haber tenido ocasiones de todos los colores en el primer tiempo y volver a evidenciar una falta de gol preocupante, al Sporting le tocaba remontar un tanto que le colocaba como equipo virtualmente de Segunda División. Reaccionó de inmediato con un servicio en diagonal de Burqui desde la izquierda al que Carmona no llegó a contactar por algo más de una bota. Fue un destello de coraje pero parecía evidente que Rubi estaba obligado a deshacer su 4-3-3 de cabecera y jugarse el todo por el todo metiendo a Traoré para acompañar a Castro y disponer al equipo según un 4-4-2.

Lo hizo cinco minutos después del directo al bazo de Ingason. El sacrificado fue Víctor Rodríguez que había hecho muchas cosas bien mientras estuvo sobre el césped. Y en su lugar entró el gigante del Mónaco. Y cuatro minutos después de entrar en acción, al costamarfileño Burgui y la defensa del Granada le regalaron su segundo gol con la camiseta rojiblanca. Vesga levantó la cabeza sin presión alguna superado el centro del campo y puso un pase bombeado en largo que Saunier, Ingason y Gastón Silva se tragaron como solo ocurre en categorías regionales. Burgui lo controló con clase y lo cedió a su derecha para que Traoré, no sin antes ejecutar un control poco ortodoxo con la derecha, lo introdujera al fondo de la red de un inerme Ochoa con su zurda.

El empate envalentonó al Sporting y empequeñeció aún más a un Granada en cuarto menguante. Un saque de esquina que prolongó defectuosamente Traoré lo despejó de puños Ochoa hacia su derecha, un infatigable Sergio Álvarez se hizo con el balón y el avilesino trazó un centro de calidad al área pequeña para que Babin, ganando la partida a Ingason, cabeceara al fondo de las mallas para desatar la locura en El Molinón. Solo habían pasado cuatro minutos desde la igualada rojiblanca. Pero el Granada estaba tan aturdido que tres minutos después firmó su sentencia de muerte. Una pérdida de balón en el centro del campo, habilitó a Traoré para meter un buen pase en profundidad para Castro. El canterano esta vez si corrió con inteligencia al espacio y en el momento justo supo abrir el balón a su izquierda. Por allí apareció como una flecha un fenomenal Carmona. El balear firmó su sexto gol de la temporada con una definición perfecta, alojando la pelota ante la salida desesperada de Ochoa junto al palo derecho del mexicano. En siete minutos el Sporting le había metido tres goles a un Granada que puso mucho de su parte para que así fuera con errores de bulto.

Con todo perdido, Alcaraz tiró la casa por la ventana metiendo a Kravets, Samper y Mayé casi al mismo tiempo. Pero a los setenta y siete minutos Ochoa volvió a evitar que la sangria fuese mayor. Lo hizo tapando en su palo un potente chut de Burgui que había dejado con el molde a Saunier tras un recorte eléctrico. Con el extremeño lanzado por la izquierda y Douglas como un puñal por la derecha el Sporting estaba desatado con un Granada en versión desesperada. Pero el sentido común animaba a recuperar la figura de un tercer centrocampista y Rubi lo hizo dando por fin una oportunidad a Dani Ndi en el setenta y nueve al sustituir a Castro. Y el camerunés respondió a su confianza con un fantástico pase de espalda de espuela para Burgui un minuto después. Cuando el de Burguilos de la Serena se iba como una flecha hacia Ochoa lo zancadilleó Ingason. Penalti clarísimo. De repente, Traoré se hizo con el balón y no permitió a nadie que no fuese él lanzarlo. Pero el delantero africano lo lanzó muy mal. Ejectuó un disparo a media altura a la izquierda de Ochoa que permitió al portero sacarlo sin gran dificultad.

Burgui maldijo en el banquillo el error de su futbolista en una oportunidad de oro para haber aniquilado definitivamente al Granada y en el ochenta y tres premió a Burgui con una merecidísima ovación estruendosa de El Molinón y sacó a Isma López. Y al final el Sporting no acabó sufriendo un susto porque en el primer minuto del tiempo añadido el juez de línea señaló incorrectamente un fuera de juego a Kravets. El ucraniano había batido a Mariño tras escapar de la vigilancia de un Meré confiado que a continuación vio una amarilla que no le permitirá jugar en Sevilla.

Trascendental y merecida victoria de un Sporting que fue mejor que el Granada, pero que debe minimizar sus errores defensivos porque no siempre va a tener enfrente a un equipo que demostró sobradamente en El Molinón el porqué no ha sido capaz de ganar lejos del Nuevo Los Cármenes. Complicado que en lo que resta de temporada se lo vuelvan a poner tan fácil a los de Rubi. Aunque lo importante es que el conjunto rojiblanco logró salvar su segundo match-ball de la temporada y que ha recortado la distancia con la salvación. Puede sacar de nuevo la calculadora pese a seguir en estado crítico.