Triste despedida

El Sporting dirá adiós a Primera División en un partido contra el Betis donde el interés residirá en ver cuál será la reacción de El Molinón al fracaso

Golaverage.com - Triste despedida -

Xavi Torres, Mikel Vesga y Jorge Meré, sonrientes, durante un rondo en el entrenamiento de este viernes./ ANDREA FERNÁNDEZ

Rubén Díaz Méndez

19/05/2017

• 15:45

Haber consumado su descenso en la penúltima jornada de liga obligará al Sporting a tener que afrontar un partido sin nada en juego contra el Betis este sábado 17:00 en El Molinón. Casi más que sobre el césped, todos los ojos estarán puestos en las gradas a la espera de observar cuál será la reacción de la afición rojiblanca que se congregue en el municipal gijonés al fracaso sin paliativos que ha supuesto este retorno a Segunda División. Más aún teniendo en cuenta que se ha producido en la temporada que más barato ha supuesto conseguir la permanencia desde que las victorias Valente tres puntos.

Tres serán los focos de atención: el palco, los jugadores y el entrenador. El primero, el palco, parece el más caliente teniendo en cuenta que Tu Fe Nunca Decaiga, Unipes y la plataforma Fernández Fuera han impulsado una protesta contra Javier Fernández, presidente del Sporting y su consejo de administración. Será durante los tres primeros minutos de partido y consistirá en una pañolada y una pitada como escenificación del malestar y el hartazgo de un sector de la afición rojiblanca hacia la gestión de la familia Fernández y su órgano de gobierno; si bien, la plataforma Fernández Fuera también solicita a los aficionados que permanezcan en el campo al final del encuentro durante un cuarto de hora para continuar protestando contra padre e hijo. Ambas serán una manera de ejercer poco más que el derecho al pataleo por parte de los hinchas. Pero su intensidad y seguimiento suscitan relativo nivel de preocupación entre los dirigentes de la SAD gijonesa. Aunque en el fondo son perfectamente conscientes de que una vez aguantado el chaparrón, la temporada tocará a su fin y en agosto, con la ilusión del ascenso convenientemente avivada, será el momento de comprobar si al cocer todo mengua o por el contrario, habrá miles de aficionados que continúen ejerciendo su crítica ruidosamente independientemente del humo que se venda durante el verano y de que le pelotita pueda entrar.

El segundo foco, son los jugadores. Durante toda la temporada el comportamiento mayoritario de El Molinón hacia la plantilla ha sido casi intachable. Salvo casos puntuales, como Burgui durante toda la primera vuelta, pocos son los futbolistas que han tenido que sobrellevar protestas por su rendimiento desde las butacas del campo gijonés. Pero una vez hecho realidad el descenso, habrá que comprobar sin la paciencia de los aficionados ha tocado a su fin y hacen sentir su malestar hacia alguno o varios de los futbolistas que vistan la elástica rojiblanca contra el Betis.

Otro tanto sucede con Rubi. El entrenador catalán no ha tenido que soportar a un municipal gijonés en su contra pese a los deficientes resultados del equipo rojiblanco como local durante su estancia en el banquillo. Las muestras de desaprobación más sonoras y estridentes contra su trabajo han tenido lugar casi siempre durante la ejecución de los cambios en los partidos. Al igual que con los jugadores, está por ver si con el descenso confirmado la afición tiene una reacción de enfado hacia el técnico más generalizada y continua.

Deportivamente el partido no tiene chicha alguna. Además, las lesiones impedirán que Rubi pueda premiar con minutos de juego a algunos futbolistas que apenas han tenido participación con él. Dos casos evidentes son los de Lora, contractura adductor muslo derecho y Ndi, sobrecarga de sóleo de la pierna izquierda. Además, las dos incorporaciones vía Mónaco de Nico Rodríguez en el mercado de inviernon no se despedirán de El Molinón. Lacina Traoré, por culpa de una contractura de isquiotibiales del muslo izquierdo y Elderson porque ha quedado fuera de la lista de veinte convocados por decisión técnica. También son baja desde hace tiempo por problemas físicos Lillo y Viguera.

En el Betis cumplirá su segundo partido en el banquillo Alexis. Con la ausencia confirmada por sanción de Adán y por lesión de Tonny Sanabria (pubalgia), Rubén Pardo (golpe en el tobillo derecho) y Álex Martínez (molestias en la rodilla derecha).