Con la lección aprendida

Tras recuperar el liderato con su triunfo en El Rabanal y la victoria del Tuilla en el Suárez Puerta, el Sporting B espera no volver a tropezar

Golaverage.com - Con la lección aprendida -

Los jugadores del Sporting B durante el minuto de silencio en el Suárez Puerta./ ANDREA FERNÁNDEZ

Andrea Fernández

17/04/2017

• 11:10

El Sporting B no ha tardado ni una semana de reponerse del susto que ocasionó la derrota frente al Oviedo Vetusta en Mareo y que, tras el triunfo del Avilés esa misma jornada, le supuso la pérdida de la valiosa primera posición. En la jornada adelantada por las festividades de la Semana Santa, el filial sportinguista cumplió con sus deberes y derrotó con solvencia al Covadonga en El Rabanal. Los tres puntos le devolvían momentáneamente al liderato, a la espera del Real Avilés- Tuilla del día siguiente. Un duelo en que los dinamiteros, además de rubricar toda una hazaña como fue romper la imbatibilidad como local del cuadro avilesino (35 partidos de liga consecutivos sin perder en su feudo), le echaron una mano al filial rojiblanco permitiéndole mantenerse en un primer puesto que no quieren volver a dejar escapar.

Hay derrotas que duelen, pero que tienen su lado positivo. Perder el derbi contra el filial carbayón, acabando además con una excelente racha de quince triunfos consecutivos en el Pepe Ortiz, fue uno de esos casos. El Sporting B recibió un toque de atención y, en cierto modo, también una cura de humildad que nunca viene mal. El cuadro de Jose Alberto tenía el título de campeón en la mano y se veía invencible en su campo, pero bastó un práctico partido por parte de los de Luis Arturo, que bloquearon a la perfección el juego de los gijoneses y les nublaron los sentidos, para devolver a la realidad a un equipo que, sin embargo, supo levantarse rápidamente de su tropiezo.

Tres días después de caer en el derbi, el Sporting B volvió a ser un equipo arrollador y con los mecanismos ofensivos perfectamente engrasados. En El Rabanal, el cuadro de Jose Alberto se impuso con mucha autoridad al Covadonga, retornó a la senda del triunfo y se encargó de trasladar la presión nuevamente al Avilés. Después de que ante el Vetusta, el equipo gijonés evidenciara serios problemas para encontrar el camino al área, en el sintético ovetense, la efectividad goleadora volvió a salir a relucir, con un hat-trick de Claudio y un sensacional gol de falta directa de Pedro. La satisfacción por la victoria fue doble cuando, al día siguiente, el Tuilla asaltaba el Suárez Puerta y permitía a los rojiblancos apoderarse de nuevo del trono de la Tercera División asturiana.

Con dos puntos de colchón de nuevo sobre el Avilés, tres de ventaja sobre un Tuilla lanzado y cinco de distancia con el Langreo, el Sporting B vuelve a estar en una posición privilegiada. El vestuario rojiblanco se ha mentalizado de que no puede volver a disminuir ni un ápice la concentración y la tensión competitiva durante los 360 minutos de juego que le restan hasta cruzar la línea de meta. El Avilés ya ha dejado patente que no va a desperdiciar su oportunidad si el liderato se le vuelve a poner a tiro, mientras que el Tuilla, el mejor equipo de la segunda vuelta en el grupo, no renuncia a ser campeón e incluso el Langreo, que ahora se ha quedado algo más rezagado, puede coger carrerilla en cualquier momento.

El Sporting B tiene cuatro partidos por delante para volver a hacerse fuerte en lo más alto de la tabla y demostrar que, con su fútbol y su calidad, es merecedor del título de campeón. Pero el balón de confianza no puede volver a desinflarse en las cuatro finales que le restan. Tres de ellas serán en Mareo, frente al Llanes, al Marino de Luanco y al Tuilla, al que recibirán en la última jornada. El Oviedo B ya dejó claro que se puede ganar en el Pepe Ortiz, por lo que los tres equipos llegarán dispuestos a derrotar una segunda vez a los rojiblancos. Antes del choque contra los arlequinados, el equipo de Jose Alberto jugará su último choque a domicilio contra un L'Entregu que empieza a ver como los equipos implicados en la pelea por el descenso se acercan y no querrá verse metido en esa pelea tras una campaña bastante apacible. Todos se juegan algo en esta recta final del curso y quien más ponga de su parte por ganar y mejor gestione sus recursos, tendrá mucho tramo recorrido.