Ramón: “Nos queda lo más bonito y lo más difícil y hay que dar el do de pecho”

El candasín afirma que “después del pinchazo contra el Oviedo B y de recuperar el liderato, ahora hay que salir a morder en todos los partidos”

Golaverage.com - Ramón: “Nos queda lo más bonito y lo más difícil y hay que dar el do de pecho” -

Ramón deja atrás a un rival en el choque contra el Badalona./ ANDREA FERNÁNDEZ

Andrea Fernández

19/04/2017

• 19:20

Cuando se trata de subir la banda izquierda, pocos jugadores lo hacen con la determinación y dinamismo que pone Ramón Riego (Candas, 1995) en cada carrera hacia el área, bien sea para generar una situación de gol o para frenar a un contrario por su flanco. Esa misma rapidez se observa también en el paso por el vestuario tras el segundo entrenamiento de la semana para el Sporting B, que fija ya su vista en el duelo contra el Llanes de este domingo en el Pepe Ortiz. Pocos minutos después del término de la sesión, bajo el engañoso sol de Mareo, que llega acompañado de un gélido viento, Ramón charla con Golaverage.com. El jugador candasín reconoce que el equipo ha vuelto a la actividad con las pilas completamente cargadas tras unas merecidas mini-vacaciones y afronta con mucha ilusión y confianza el tramo más emocionante de la temporada, con cuatro finales por delante para rubricar el campeonato liguero y el deseado play off de ascenso en un horizonte cada vez más cercano.

Últimas cuatro jornadas de liga y las afrontáis siendo de nuevo líderes, después del tropiezo contra el Oviedo B

Después de ese susto la verdad es que se te mete un poco ese miedo en el cuerpo, viendo que ya has pinchado una vez en casa. Pero creo que estos cuatro últimos partidos hay que afrontarlos igual que siempre, yendo a ganar. Primero contra el Llanes, este domingo.

"Jugar tres de los cuatro partidos en casa es un calendario muy bueno para este final de liga. Hay que aprovechar que en Mareo somos un equipo muy fuerte".

La derrota contra el filial azul fue dolorosa, no sólo por perder en el derbi, también porque veíais frenada una dinámica impecable como locales

Sí, aparte de ser el derbi, igual duele un poco más el perder en casa después de esa racha y que sea encima contra el Oviedo. Es una derrota que escuece. Pero nos toca levantarnos y el próximo partido afrontarlo igual que todos los demás.

¿Crees que ese partido contra el Oviedo B sirve como un toque de atención de cara al final de liga y, sobre todo, al play off?

Sí, se puede ver de esa manera. Pero creo que el equipo está muy concentrado. Un partido malo ocurre siempre, nos tocó contra el Oviedo y en casa. Toca seguir y mirar hacia adelante.

Viéndolo por el lado positivo, se puede pensar que era muy difícil ganarlo todo y que son solo dos derrotas en toda una liga, tres contando la de Copa RFEF

Imagínate, entre la Copa y la Liga, que lleves tan pocas derrotas, es algo que a principios de temporada hubieses pensado que era imposible. Y luego pierdes un partido y parece una catástrofe. Se perdió, pero es normal. Y más siendo un equipo joven como nosotros, al que le falta experiencia, pero creo que hemos sabido ir a competir a todos los lados y tenemos unos números increíbles.

Reponeros de esa derrota fue casi cosa de unas horas. El miércoles siguiente, contra el Covadonga, volvisteis a ser el Sporting B arrollador de costumbre

Sí, está claro que no por sufrir una derrota íbamos a venirnos abajo. Ahora nos queda lo más bonito y lo más difícil y hay que dar el do de pecho en todos los partidos.

Tal y como fue el partido de la primera vuelta, ¿os esperabais quizá que el Covadonga os ofreciera algo más de resistencia en su campo?

Bueno, lo cierto es que no nos lo pusieron del todo fácil. En la primera parte apretaron y nos buscaron arriba. Y en la segunda empezaron bastante bien. Pero nosotros sabíamos de la importancia de ese partido, poder irnos de Semana Santa con una victoria era fundamental. El equipo salió a tope y nos salió un buen partido.

Os ibais al puente con un buen sabor de boca por los tres puntos y también por ese triunfo del Tuilla en el Avilés que os permitió asegurar la vuelta al liderato

El Avilés-Tuilla era un partido muy interesante y a nosotros nos importaba mucho. Al final se dio el resultado que se quería, para irnos en Semana Santa de líderes y disfrutar de esas mini-vacaciones lo mejor que se podía.

"Somos un equipo joven, al que le falta experiencia, pero creo que hemos sabido ir a competir a todos los lados y tenemos unos números increíbles".

¿El equipo está concienciado de que no se le puede volver a escapar el liderato?

Sí, eso seguro. Y aunque no se hubiese dado ese resultado del Tuilla, creo que el equipo hubiera ido a ganar siempre. Y ahora con más razón todavía. Después de ese pinchazo y de recuperar el liderato, ahora sí que hay que salir a morder en todos los partidos.

De las cuatro finales que os quedan, tres serán en el Pepe Ortiz. Volver a hacer de vuestro campo un fortín será clave

Sin duda. Además jugar tres de esos partidos en casa es un calendario muy bueno para este final de liga. Hay que aprovechar que en Mareo somos un equipo muy fuerte. Quitando el partido del otro día, creo que este equipo en casa solventó todos los partidos muy bien.

¿Cuál crees que es la clave para que no se vuelva a dar un escenario como el del día del derbi?

La concentración. Y ser el mismo equipo de siempre. Creo que a la hora de jugar estamos muy bien, es cierto que contra el Oviedo B no nos salieron las cosas, pero aun así tampoco fue tan mal partido.

En el plano personal, esta temporada te has acabado de consagrar como lateral izquierdo. Te unes a esa lista de jugadores que llegaron al filial siendo extremos zurdos y acabaron como laterales (Canella, José Ángel, Álex Menéndez)

Sí (ríe). Es una posición a la que ya estaba acostumbrado de la temporada pasada, que me gusta y en la que estoy cómodo. Donde juegue, lo haré lo mejor que pueda. Y sí es de lateral, de lateral. Es verdad que al principio jugaba como extremo. Yo voy a darlo todo, en la posición que sea.

Imagino que una de tus metas es poder seguir los pasos de estos jugadores y llegar al primer equipo

Sí. Es una meta que tengo yo y todos los que formamos el Sporting B, poder dar ese salto al primer equipo es algo que nos hace muchísima ilusión.