Un grupo de mucha exigencia

El Sporting B, junto con Lealtad y Caudal, ha quedado encuadrado en el grupo 2 de Segunda B integrado por vascos, navarros, burgaleses, Racing y Logroñés

Golaverage.com - Un grupo de mucha exigencia -

El Sporting B celebra el primer gol contra el Beasain el día del ascenso./ ANDREA FERNÁNDEZ

Andrea Fernández

12/07/2017

• 11:30

La exigencia, las emociones fuertes y una buena dosis de sufrimiento, pero también de aprendizaje, están garantizadas la próxima campaña para los equipos asturianos de Segunda División B. El Sporting B, junto con el Lealtad y el Caudal de Mieres, han entrado a formar parte este curso del grupo 2 de la categoría de bronce del fútbol español, marcado por una fuerte presencia de conjuntos vascos. Además de los tres cuadros asturianos y los nueve de Euskadi (Arenas de Getxo, Barakaldo, Vitoria, Amorebieta, Gernika, Leioa, Real Unión, Athletic B y Real Sociedad B), el cuadro queda completado por el Racing de Santander, el UD Logroñés, dos conjuntos de Castilla y León (Burgos y Mirandés) y cuatro navarros (Tudelano, Osasuna B, Izarra y Peña Sport).

El ‘grupo de la muerte' obligará al filial sportinguista a exigirse el máximo cada semana y a pelear con uñas y dientes durante las treinta y ocho jornadas, pues es sobradamente conocido el buen nivel, la intensidad y la dureza que plantearán sus futuros rivales. Sin embargo, más que una desventaja, puede ser un plus para la formación de los integrantes de la segunda plantilla del Sporting, contribuyendo a curtir a los jóvenes jugadores rojiblancos y a prepararlos para un futuro salto al fútbol profesional.

A lo largo de su trayectoria, el Sporting B ha disputado tres temporadas en el grupo 2 de Segunda División B y ha compartido cuadro con los conjuntos en cuatro ocasiones, puesto que la campaña 08-09 asturianos y vascos militaron en el grupo 1. La temporada 10-11 fue la última en la que ambas regiones coincidieron en el segundo grupo de la categoría de bronce, año en el que el filial rojiblanco no pudo eludir el descenso a Tercera, aunque recompraría la plaza en Segunda B ese mismo verano. Un curso antes, el cuadro sportinguista ya había participado en el grupo 2, logrando un meritorio decimosegundo puesto, con un colchón de seis puntos sobre la zona de descenso.

Descontando la década de los ochenta, en la que la Segunda División B estaba repartida en dos grupos y la mitad norte se agrupaba en el grupo 1, la primera vez que el Sporting B coincidió con los equipos de Euskadi en el mismo grupo fue en la campaña 95-96, posiblemente una de las mejores de la historia del segundo equipo sportinguista. Esa temporada, el filial rojiblanco fue campeón del grupo 2 y participó por primera vez en una promoción de ascenso a Segunda División, aunque en la liguilla quedó en segundo lugar, superado por el CD Orense y por delante de los filiales del Valencia y el Granada.