Reducir la sangría de goles

El Ceares ha encajado diez tantos en sus dos últimos partidos, algo que no le sucedía desde el comienzo de la competición liguera

Golaverage.com - Reducir la sangría de goles -

Davo sale a blocar un balón frente al Tuilla en un duelo de la temporada pasada./ CHUS MONTESERÍN

Andrea Fernández

19/04/2017

• 22:10

De estar al borde de batir su récord de imbatibilidad en Tercera División, a ver como sus porteros no dejan de sacar balones del fondo de la red en los últimos encuentros. La lógica relajación que conlleva tener los deberes hechos, unido a la importancia capital que tenían los tres puntos para sus contrincantes, ha provocado que el UC Ceares haya visto incrementada notablemente su cifra de goles recibidos en las tres últimas jornadas. El conjunto teyero, que ha enlazado tres jornadas seguidas sin ganar, ha recibido diez goles en sus redes en los duelos contra el Langreo (2-0), Atlético de Lugones (3-3) y Club Siero (5-3). Desde el comienzo de la temporada, cuando encajó catorce tantos en los primeros cuatro duelos, la zaga cearista no se había visto superada con tanta facilidad.

Especialmente dolorosos fueron los cinco goles recibidos en El Bayu el pasado Jueves Santo, principalmente por la forma en que llegaron. Tras encajar el 1-0, obra de Trubi desde el punto de penalti, en la recta final del primer tiempo, los de Tino del Corzo reaccionaron a las mil maravillas para darle la vuelta al marcador. Antes del descanso, Dani Peláez reestableció el empate y durante el primer cuarto de hora de la segunda parte, Aitor Cañedo y Javi Gutiérrez confirmaron la remontada y pusieron al Ceares con un prometedor 1-3. Sin embargo, el cuadro teyero fue cediendo su renta y vio como el equipo poleso, inmerso en la pelea por eludir el descenso, cambiaba poco a poco el signo del marcador. En el 71', Cheick hizo el 2-3 y, seis minutos más tarde, firmó el 3-3. En los diez minutos finales, el Ceares encajó dos nuevos goles que confirmaron la remontada local.

Por segunda jornada consecutiva, el cuadro gijonés volvía a ver cómo se le escapaba un partido que parecía tener bajo control. Y es que en el enfrentamiento con el Atlético de Lugones en La Cruz sucedió algo similar. El equipo blanquiazul se puso por delante y llegó a tener dos tantos de ventaja, pero los de Tino del Corzo supieron darle la vuelta e imponer un 3-2 en el marcador del feudo teyero después de que Natan batiera la portería del Lugones en el 87'. Pero en el último suspiro del partido, los visitantes hallaron el camino al gol y a punto estuvieron incluso de llevarse la victoria in extremis.

Sumando los dos tantos que le marcó el UP Langreo en Ganzábal, el Ceares suma diez goles encajados en tres jornadas, una sangría que la zaga teyera debe frenar. Desde que los de Tino del Corzo vieron como penetraban en sus redes catorce balones en los cuatro primeros compromisos de la temporada (7-0 contra el Sporting B, 1-2 contra L'Entregu, 2-0 contra el Tuilla, y 1-3 frente al Marino) no habían experimentado semejantes problemas defensivos. Y es que, si por algo se había caracterizado el cuadro gijonés en las jornadas intermedias, era por una notable actuación de su zaga y su guardameta. Tras treinta y cuatro jornadas, el Ceares es el noveno equipo más goleado; pero, descontando las cuatro jornadas iniciales y las tres últimas, los de Tino del Corzo serían el octavo que menos tantos encaja. Toca recuperar la solidez defensiva, más aun cuando su próximo rival, el Real Avilés, es el segundo conjunto más anotador.

En el área opuesta, también cabe destacar que las dianas que ha hecho el Ceares en los duelos ante Lugones y Siero son su mayor registro anotador del curso en dos jornadas seguidas. El récord, hasta ahora, estaba en los cinco goles convertidos por el cuadro gijonés entre las jornadas cinco y seis, cuando zanjó su racha de cuatro derrotas consecutivas con dos triunfos seguidos ante Condal (2-1) y Urraca (1-3), y entre la jornada catorce y la quince (Lugones 2- Ceares 3; Ceares 2- Siero 0). Desde entonces, los de Tino del Corzo sí habían enlazado seis goles seguidos, pero entre tres partidos.